EE

EE

Páginas

LA GRAN PARADOJA “Si quieres liderar tienes que servir”




Confieso que no soy un lector asiduo, pero cuando una lectura me impacta, la puedo leer varias veces. Recientemente volvi a leer el libro "LA PARADOJA", de James Hunter, la perspectiva que tuve  es diferente, dada las funciones que actualmente ejecuto, a la que tuve hace unos 6 años atras, cuando lo lei por primera vez.  Comparto a continuación, algunos tips de interes del referido libro:

El “Liderazgo” es el arte de influir sobre la gente para que trabaje con entusiasmo en la consecución de objetivos en pro del bien común.

El “Poder” es la capacidad de forzar o coaccionar a alguien, para que éste, aunque preferiría no hacerla, haga tu voluntad debido a tu posición o fuerza.
La “Autoridad” es el arte de conseguir que la gente haga voluntariamente lo que tú quieres debido a tu influencia personal.


La clave del liderazgo es llevar a cabo las tareas asignadas fomentando las relaciones humanas, construyendo relaciones que funcionen con todos los integrantes de las distintas organizaciones. Y vamos a lograrlo si somos capaces de satisfacer las necesidades legítimas de nuestros clientes, y si somos dignos de confianza de esas personas. Y esta última llega cuando uno se la merece,
El papel del líder es que su vida signifique realmente algo en la vida de los otros. Cuanto más sepa influenciar, más seguidores tendrá, aumentará su autoridad, sus ideas serán cada vez aún más apoyadas y así significará algo para más cantidad de personas. Si eso es lo que buscamos al querer ser líderes, al dar lo mejor de nosotros y crecer, obtendremos también más recompensas. Una de ellas es la recompensa del gozo. El gozo tiene que ver con la satisfacción interior y con la convicción de estar siguiendo los principios correctos de la vida. Servir a los otros elimina el egoísmo que nos impide gozar de la vida. Y el egoísmo permanece mientras uno no haya crecido emocionalmente. El gozo de Jesús era que sus discípulos aprendieran a amarse los unos a los otros tanto como Él los había amado a ellos. El amar y buscar satisfacer las necesidades legítimas de los otros nos obliga a no ser egocéntricos y así nos permite crecer. 

Recopilado por Jorge Cortez