EE

EE

Páginas

Como cambiar el Observador que somos


Hoy en día nuestro convivir con los demás se ha vuelto cada vez más difícil y complejo. Vivimos en un constante sufrimiento por un motivo u otro y nos preguntamos a menudo que hacer para llevar una vida más plena y más feliz.

En el coaching ontológico sumergimos al coachee en un mar de nuevas experiencias que le permitirán hacerse nuevas distinciones con las cuales podemos lidiar con este gran reto que nos coloca la vida en nuestras caras. Entre ellas destaca una que no es más que la suma de todas las demás y es el hecho de aprender cómo cambiar el observador que somos.




¿Alguna vez te has preguntado qué clase de observador estás siendo hoy?

Pues esta competencia está fuertemente ligada a tres aspectos fundamentales en los cuales podemos dividir a todo ser humano, como lo son, en primer lugar,  la emoción, seguido de la corporalidad hasta incluir, por demás, el lenguaje. Cada una de ellas tendrá una incidencia en esta competencia, ya que como hace referencia Leonardo Wolk en su libroEl Arte de Soplar Brasas, no podemos observar algo para lo cual no tengamos una distinción.

“Dime el tipo de observador eres y te diré qué clase de vida tienes”


Tendemos a pensar que lo que observamos en nuestro día a día es la realidad como tal y que si tenemos a alguien que comparta nuestra misma observación, ratificaremos eso como lo real.
Lo que ignoramos es que somos seres totalmente emocionales que, sin importar el instante de nuestras vidas, vamos a estar inmersos en una emoción o llenos de algunos temores por vencer. Por consiguiente, nuestro observador se verá modificado por cada uno de estos sentimientos.

Querido lector creo que muchos hemos pasado por un mal momento y estoy más que seguro de que en ese instante han empezado a sentir que todo lo que les sucede tiene una connotación negativa. Muy por el contrario, cuando les sucede algo positivo ven cada aspecto de sus vidas llenas de mil posibilidades, aquí se hace evidente el íntimo lazo que une a la emoción con el observador que podremos llegar a ser.
¿Será que estás en “Transparencia”?
Por ello, el coachee es invitado a conocer a fondo estos aspectos de vital importancia, que a pesar de ser distinciones que todos por igual poseemos, hemos vivido sumergidos en una profunda ‘transparencia

Hablamos de transparencia cuando actuamos o hacemos algo en automático, sin ser conscientes del sentir a la hora de realizar la tarea. Esa situación de andar en transparencia no nos permite ser conscientes de los aspectos más simples de nuestro existir.

El biólogo Humberto Maturana dice que las emociones son predisposiciones para la acción y, por ello, surge la imperiosa necesidad de saber reconocer nuestras emociones y nuestros estados de ánimo. De tal manera que podamos ampliar nuestro aprendizaje, en vista de que éstos no son más que una expansión de nuestra capacidad de acción efectiva.