12 Claves Para Vivir Sin Estrés

Vivir sin estrés significa más vivir con más felicidad. Personalmente, he tenido momentos en mi vida en los que el estrés ha sido increíblemente abrumador. Es difícil pensar en ser feliz con tantas cosas encima (me imagino que sabes a qué me refiero).

Hoy quiero brindarte 12 ideas que personalmente he aplicado para vivir sin estrés y llegar a tener un mayor bienestar, aun así logrando cumplir mis metas.

1. Simplifica

¿Porque tener cosas que no usas? ¿Porque emplear tu tiempo en hacer cosas que no tienen valor para ti? Nuestro día día está llena de objetos, situaciones e incluso personas que resultan prescindibles. Haz tu vida lo más simple posible y ganarás en paz interior. Simplificando dejas de lado las cosas insignificantes y para poder centrarte en lo que es realmente importante.

2. Organízate

El paso siguiente a simplificar es organizarte. El primer paso es ordenar el mundo que te rodea, para que sea funcional y práctico. El segundo paso es controlar tu tiempo: planificar.

3. Enfócate

Si tienes muchas cosas por hacer y no tienes claro por donde empezar tus tareas pueden parecer tan difíciles de terminar que te desanimas antes de iniciar. En estos casos prueba el método siguiente:
·      Céntrate en escoger la tarea urgente más importante y termínala. Cuando estés realizando esta tarea céntrate exclusivamente en ella al 100%.  Al terminar elige la siguiente y céntrate al 100% en ella y así sucesivamente.

·       ¡Ve paso a paso y antes de darte cuenta habrás terminado con todo!

4. Practica El Optimismo

Practicar el optimismo te ayuda a enfrentar cualquier situación de tu vida de forma más positiva. La forma más fácil de practicar el optimismo es empezar el día escribiendo cosas que puedes agradecer de tu vida o tus cualidades positivas. Normalmente las personas que mantienen estresadas, son muy negativas. Vivir sin estrés puede lograrse en gran medida sólo cambiando tu actitud.

5. Distánciate

A veces nos sumergimos tanto en los estudios o el trabajo, que nos identificamos con ellos y pasamos a convertir los problemas escolares o laborales en problemas personales que nos impiden vivir una vida plena.Por eso es útil tomar distancia preguntándote ¿Importará esto dentro de un año?.Una estrategia eficaz para distanciarte de los problemas laborales es aprovechar tu tiempo libre para hacer actividades que realmente te entusiasmen, especialmente si es en grupo, ya que esto te ayuda a restarle atención a tus problemas en el trabajo, que pasan a un 2º plano.

6. Hábitos saludables

·         ¿Que son hábitos saludables?
·         Comer con moderación
·         No comer dulces (regularmente)
·         No consumir drogas
·         Hacer ejercicio cada día
·         Dormir bien
·         … y muchos más.

7. Conócete

Entender cuándo, cómo y porqué padeces estrés es el primer paso para solucionarlo. Durante el año pasado usé mi diario para anotar al final del día todos los momentos de mayor estrés y buscar formas de prevenirlo o evitarlo. Prueba a empezar tu propio “diario de estrés” si el estrés es una parte importante de tu rutina.

Dedica unos minutos cada día a recoger por escrito todos los momentos de tensión que has sufrido durante el día y a buscar soluciones para evitar que se repita la misma situación la próxima vez.

8. Mejora Tu Autoestima

Mejorar tu autoestima es mejorar tu relación contigo mismo/a. Si mejoras tu amor propio, tu desempeño en todos los ámbitos de tu vida mejorará y por lo tanto te será más difícil estresarte.

9. Asume la responsabilidad

Asumir la responsabilidad significa entender que tu eres el dueño y responsable de tu propio destino, que conseguir lo que quieras depende solamente de tus acciones y que las excusas no te llevarán a conseguir lo que quieres.

10. Cuida tu dinero

El dinero provoca estrés… cuando no lo tienes.
Hay cuatro habilidades básicas para administrar tu dinero a tu favor:
·         Reducir gastos
·         Aumentar tus ingresos
·         Invertir para expandir
·         Simplificar tu vida

11. Inteligencia Emocional

Una habilidad esencial para llevar una vida sin estrés es saber reconocerlo y volver a una situación de calma. Ya que en una situación alarmante es más difícil reconocer tus propios sentimientos, esto requiere práctica. ¿En que estado está tu cuerpo cuando sufres estrés? Identifica la tensión, movimientos repetitivos, sudor, frio y voz temblorosa. Un método simple para calmarte en una situación de estrés es imaginar alguna sensación que te Imagina: El olor de tu perfume favorito, tu canción favorita o el sabor de la comida que más te guste.

12. Mantén Relaciones Positivas

Cuida las relaciones con tus amistades, familia y pareja. Una buena relación es la que te permite comunicarte y compartir y se basa en la confianza y el respeto mutuos. Además, cuando logras vivir sin estrés, contagias a otras personas de una buena actitud.
Espero que puedas poner estas ideas en práctica y que de verdad produzcan un cambio positivo en tu vida.


Depende de ti llegar a estar más feliz y alegre y hacer del estrés cosa del pasado.

Información recopilada por Jorge Cortez



Hábitos exitosos para el año 2017

Hay días en que no sabemos cómo vamos a comenzar o cómo vamos a continuar; al mismo tiempo hay personas que a pesar de las circunstancias, siguen adelante sin que nada que los detenga. No hay una sola receta para hacerlo pero lo que ya todos sabemos es que estamos en la obligación de mejorar continuamente, además de crear nuevos hábitos que nos 
permitan mejorar.

Como cambiar el Observador que somos

Hoy en día nuestro convivir con los demás se ha vuelto cada vez más difícil y complejo. Vivimos en un constante sufrimiento por un motivo u otro y nos preguntamos a menudo que hacer para llevar una vida más plena y más feliz.

En el coaching ontológico sumergimos al coachee en un mar de nuevas experiencias que le permitirán hacerse nuevas distinciones con las cuales podemos lidiar con este gran reto que nos coloca la vida en nuestras caras. Entre ellas destaca una que no es más que la suma de todas las demás y es el hecho de aprender cómo cambiar el observador que somos.